Aunque Montanejos destaque principalmente por su increíble entorno natural, encontramos en la parte urbana y patrimonial cantidad de escenarios que no pueden pasar desapercibidos.

Te presentamos a continuación los más destacables del pueblo y sus alrededores.

La iglesia de Montanejos

La iglesia parroquial de Montanejos está dedicada al Apóstol Santiago, patrón de la localidad, y fue construida a finales del siglo XVIII, (1782 -1798) sobre un templo anterior del siglo XVI. Está realizada siguiendo el esquema habitual de la época: en planta de de cruz latina (dos segmentos de diversa medida que se intersecan en ángulo recto, donde el segmento menor tiene una proporción de tres cuartos respecto del más largo), con nave central y dos laterales con capillas.

En su interior destaca su retablo mayor, restaurado. Además, ostenta la particularidad de que, de los 22 municipios que conforman la comarca del Alto Mijares, únicamente cinco de ellos tienen iglesias parroquiales con cúpula: Villahermosa, Fanzara, Vallat, Espadilla y Montanejos.

En su crucero está la cúpula, sustentada por cuatro pechinas, en las que se representa a los cuatro Evangelistas escribiendo: San Marcos (y junto a su animal simbólico, el león), San Lucas (a quien se representa como pintor de la Virgen), San Juan (junto a su animal simbólico, el águila) y, por último, San Mateo (junto al ángel que le inspira). Todas estas pinturas están realizadas al fresco por Luis Antonio Planes, a finales del siglo XVIII. Siguen el estilo que marca la Academia de Bellas Artes también llamado academicismo , caracterizado por el clasicismo, la moderación, el equilibrio y la norma.

El campanario se encuentra provisto de cuatro campanas, dos antiguas que datan de 1869, una llamada María del Rosario (nota SI) y otra San Jaime Apóstol (nota RE); hay una tercera de 1914 llamada Corazón de Jesús (nota MI), y la más reciente construida durante la restauración de 2009 denominada Virgen de los Desamparados.

La fachada trasera de la iglesia de Montanejos, la que da a la Plaza del Ayuntamiento, tiene una particularidad, una marca visible de la historia reciente. Existe un gran agujero que se hizo durante la Guerra Civil Española con el objetivo de crear un pequeño lugar de almacenaje. Este se puede apreciar todavía hoy con bastante claridad porque el revestimiento que lo tapa es distinto al del resto de la fachada.

Por último destacar la veleta de la Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol de Montanejos, que se colocaba por primera vez a principios del reinado de Felipe V, en el año 1.701 (como señala una inscripción en la misma). En 2001 se celebraron los 300 años de la veleta que corona el campanario de la iglesia. 

La torre Árabe

De origen islámico, la Torre Árabe se encuentra en medio de la población de Montanejos, frente a la iglesia, integrada dentro de la fachada del antiguo Palacio de los Condes de Vallterra. Es un monumento declarado en los registros de Bienes de Interés Cultural del patrimonio valenciano. En su día se dice que estuvo conectado con el Castillo de la Alquería.

Es de planta circular y alzado cilíndrico y está construida con cantos rodados de diferentes tamaños provenientes del río. Actualmente, la Torre Árabe está adosada al antiguo palacio de los Condes de Vallterra y está integrada en el urbanismo de la villa, ya que le rodean construcciones de viviendas. Se conservan únicamente los muros maestros exteriores, ya que los interiores fueron derribados.

Este tipo de fortificaciones, también denominadas atalayas, no eran construcciones aisladas, sino que formaban parte de una eficaz red de edificaciones cuyo fin era controlar una determinada extensión de territorio. A la cabeza de estas redes se situaba un castillo principal, denominado “hins” por los musulmanes, construido siempre en un punto de elevada altitud y con orografía compleja.

Dependientes de estos bastiones existían otras fortificaciones secundarias capaces de albergar pequeñas guarniciones, y entre todos ellos, en los puntos más estratégicos, se colocaban las torres vigías, “sajra”, que constituían el último elemento de todo el entramado defensivo.

El puente de San José

Este puente de San José fue erigido en 1803 sobre el río Montán y fue originalmente un acueducto, tiene estructura de tres arcos de medio punto y está realizado en piedra. En la gran riada que asoló el municipio en octubre de 1975 fue una de las construcciones más dañadas, fruto de lo cual los dos arcos más próximos al pueblo fueron derribados.

Por su interior circula una pequeña acequia que llevaba agua de riego hasta La Alquería, de ahí su denominación de puente-acueducto. Es más, fue en los años 30 y gracias a este Puente de San José, que el agua corriente llegaría por primera vez a la villa de Montanejos desde la Fuente del Chorrador. 

Actualmente está catalogado como un Bien de Relevancia Local dado su alto nivel de conservación original. Está ubicado en la propia villa de Montanejos, al final de la calle Santa Bárbara, y une el pueblo con la colina que sube al camping La Granja.

En la mitad de la construcción se levantan dos hornacinas, a ambos lados, que poseen sendos paneles cerámicos en los que se representan a la Virgen de los Desamparados y San José. En la restauración de 2008, se comprobó que la imagen de la Virgen es un postizo que se alzó en una época posterior a la de su construcción. Este hecho confirma el origen del nombre popular del puente.

El puente de San José tiene una longitud aproximada de 48 metros y discurre a una altura de 10 metros.

La ermita de La Alquería

La ermita de la Virgen de los Desamparados está situada en la pedanía de La Alquería y data del siglo XVII. En el siglo XVIII sufrió una remodelación que le aportó la imagen actual, destacando su campanario y su pórtico.

A menos de dos kilómetros de distancia de la villa de Montanejos, su estructura es de una sola nave, con pequeñas capillas laterales adosadas a los muros. Preside el altar del presbiterio la Virgen de los Desamparados y, a ambos lados, San José y la Inmaculada Concepción.

Cabe destacar la belleza de los azulejos del campanario, conocido popularmente como “el campanico”  que datan de la segunda mitad del siglo XVII y de principios del siglo XVIII. Son baldosas cuadradas de cuarto, con su dibujo completo en cuatro partes. Representa una roseta cuarteada, hojas curvadas, frutos y  una palmeta en el ángulo.

El castillo de Montanejos

El Castillo de Montanejos se encuentra en una posición estratégica, cerca de La Alquería, sobre la cima de un monte situado en el margen izquierdo del río Montán y desde el cual se domina parte de este, del río Mijares, todo el llano que forma su paso por Montanejos, los caminos que bajan desde la zona de Cortes de Arenoso y Zucaina y las actuales poblaciones de Montán y la Alquería. El Castillo de Montanejos está catalogado como Bien de Interés Cultural.

Este tipo de arquitectura defensiva cumplió un importante papel social, política y cultural durante la dominación musulmana y las luchas entre los reinos de Taifas. Tras los diferentes conflictos bélicos de la época, el castillo perdió su función, y poco a poco, fue abandonado y deteriorado. Este proceso de ruina se vio reforzado, en muchas ocasiones por la reutilización de los materiales de las fortalezas para la construcción de bancales, viviendas y corrales.

Villa Purificación

Descubre Villa Purificación, la antigua vivienda de veraneo reconvertida actualmente en espacio cultural y sede de la colección museográfica permanente de Montanejos.